Obras abandonadas y cinco alcaldes en ocho meses