Es posible guardar textos, imágenes y sonidos en moléculas de ADN